Noticia y entrevistas a propósito de la presentación de Cabezas abajo, en la que se habló de las adicciones a la tecnología y de cómo ir por la vida con la «cabeza abajo», mirando las pantallas, se ha aceptado y normalizado. El reportaje destaca el humor en las narraciones y que todos los lectores pueden reconocerse en ellas. «Aparte de enmarcar nuestros comportamientos, otro objetivo del libro es entretener, y es que estas historias beben del imaginario de series de ficción distópicas como Black Mirror Years and years». «El autor denuncia que la tecnología que nos tenía que conectar, nos aísla, y además desvela una receta para que el mundo vaya mejor: leer «menos tweets y más literatura«».

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies